Sylvia Moscovitz estudió canto en la Escuela Nacional de Rio de Janeiro, Brasil y profundizó sus estudios musicales bajo la dirección de Irene Joachim (nieta de Joseph Joaquim, violinista amigo de J. Brahms), en Paris

Desde su llegada a Colombia, en 1952, se ha dedicado a la pedagogía del canto. Fue profesora en el Conservatorio de Música de la Universidad Nacional y en su casa sigue enseñando técnica vocal a cientos de jóvenes artistas. En el año 1968 grabó el disco Los poetas y los músicos escribieron para los niños para la colección infantil de la emisora HJCK. Poemas de Federico García Lorca, Gabriela Mistral y otros escritores iberoamericanos fueron musicalizados y armonizados para niños.

Canciones populares europeas y villancicos del Pacífico colombiano están incluidas en esta selección que se acompaña de un cuaderno con todos los poemas e ilustraciones de Teresa Tejada.

Mientras hacía programas para niños, Sylvia seguía realizando conciertos como cantante, acompañada por distintas pianistas, entre ellas, Clarita Correa de Restrepo, por la Orquesta Sinfónica de Colombia y por la Orquesta Filarmónica de Bogotá.

Cantó en distintas ocasiones en el Teatro Colón, en la Sala de Música de la Biblioteca Luis Ángel Arango, en el auditorio del Museo Nacional y en el del Museo de Arte Colonial. Recorrió además salas de concierto en Venezuela y en Panamá.

Participó en el montaje de dos óperas para niños: una compuesta por el colombiano Luis Antonio Escobar (1958), La princesa y la arveja, con escenografía de David Manzur; otra de Mozart (1972), Bastián y Bastiana.

Fue miembro de la organización Juventudes Musicales durante muchos años. Desde esta institución, promovió conciertos didácticos que recorrieron distintas ciudades del país, llegando hasta Panamá, junto a la Orquesta Filarmónica de Bogotá, Leonor González Mina, el pianista venezolano Arnaldo García y el compositor colombiano Jairo Ojeda, entre otros.

Sylvia falleció el 25 de octubre del año 2016.