Artículos

Crecer como lectores, crecer como ciudadanos

Formar lectores significa ofrecer a los miembros de una sociedad herramientas para transitar por diversidad de documentos y materiales informativos, exposiciones, museos, libros, mapas, fotografías, internet, entre otros, con el fin de que su participación social sea efectiva y madura.


Los lectores no nacen, se hacen. Lo ideal es que desde la cuna, a través de la música, se inicie la formación lectora. Eso sí, nunca es tarde para empezar.

A lo largo de años y de procesos, los lectores van creciendo y pasan de los juegos y las narraciones orales hasta la comprensión de textos cada vez más complejos, no sólo literarios y de ficción, sino informativos, científicos, políticos o de cualquier naturaleza. Lo importante es madurar interiormente, no cronológicamente.

Claves y pretextos de mi literatura

En el comienzo


En las estadísticas de mi sitio web veo con frecuencia, y me causa mucha gracia, que una de las búsquedas es “fecha de muerte de Irene Vasco”. Aún no he podido dar la respuesta correcta a esa pregunta escolar. Lo siento por esos niños que no encuentran el dato para cerrar la tarea sobre mi biografía. La fecha de mi muerte es apenas una de las tantas preguntas que hacen los niños.

Superman y otros súper héroes

Superhéroes redentores

 

Es inherente a la naturaleza animal sentir miedo y buscar refugio ante los peligros. Es inherente a la naturaleza humana recrear simbólicamente el miedo y buscar refugio en expresiones artísticas, de mayor o menor elaboración o calidad estética. La búsqueda de redentores, de espíritus amigos que aseguren la supervivencia, que venzan las amenazas, reales o imaginarias, de conjuros que atenúen el terror, de rituales que congreguen, son manifestaciones culturales que ayudan al hombre a poner orden en las estructuras sociales con el fin de garantizar el transcurrir armónico de la vida de la comunidad.

 

Mitos de origen, religiones, magia, cuentos y leyendas, hacen parte de estas manifestaciones que vienen desde la antigüedad, tomando formas diversas, de acuerdo a las diferentes regiones, entornos y necesidades de las agrupaciones.

La historia detrás de la historia de la escritura

La escritura


¿Le gusta escribir cartas? ¿Guarda en el fondo del cajón los mensajes y los pensamientos que no se atreve a contarle a nadie pero que no quiere que se le olviden? ¿Le gusta escribir cuentos? ¿Quiere que otros los lean para que sepan qué piensa y cómo se siente? ¿Necesita registrar sus ideas y descubrimientos, almacenando la memoria y construyendo sobre ella?


Si no tuviera letras para escribir todo esto, ¿qué haría? Sus antepasados tenían que idear mil y una maneras para poder transmitir los mensajes. Actualmente podrían parecer códigos secretos pero en aquellos tiempos, hace unos cinco mil años, eran la mejor manera de conservar la memoria de los pueblos.

Mi itinerario como lectora

Me piden hoy que me lea a mí misma a través de mis lecturas. Extraño ejercicio para quien pasa la mayor parte de su tiempo leyendo a otros, para quien asume y acepta como vocación inquebrantable el llenar de lecturas a cuanta persona, niño, joven, adulto, viejo, se le atraviese. Trataré de hacer un recorrido por las lecturas más significativas, las que marcaron mi vida en diferentes momentos.